✅Siete alimentos para cuidar tu visión

✅Cómo hacer que tu dieta ayude a tu visión

✅Cambios en tu alimentación para cuidar tu vista

 

La visión es una de nuestras habilidades más importantes. Nos ayuda a aprender, nos da independencia y nos permite desenvolvernos en el mundo. Aunque algunos problemas de visión se desarrollan de forma espontánea, las acciones que tomemos en nuestro día a día pueden influir en nuestra vista, tanto provocando que tengamos problemas como evitándolos. Según la OMS, alrededor de un 80% de las personas que desarrollan problemas de visión deficitaria podrían evitarlos si cambiasen algunas de sus costumbres diarias. Uno de los hábitos que podemos modificar para asegurarnos de que nuestra visión permanece sana es la alimentación.

Una alimentación sana y equilibrada es recomendable para mantener una vista en perfectas condiciones. Cuidando nuestra dieta podemos evitar el envejecimiento de nuestra visión y también disminuiremos la posibilidad de padecer enfermedades oculares como la retinopatía diabética o las cataratas, ambas relacionadas con los hábitos alimenticios. Los cambios en nuestra dieta no tienen porqué ser bruscos, tan solo hemos de asegurarnos de que incluimos alimentos que contienen los nutrientes idóneos para ayudar a nuestra vista.

 

Alimentos que ayudan a mantener una visión sana

 

Aunque una dieta equilibrada ayuda a la salud de todo el organismo, existen ciertos elementos que tienen una influencia reseñable sobre el bienestar ocular.

 

Arándanos

La vitamina A desempeña distintas funciones en nuestro organismo. La más conocida es su relación directa con la visión. Esta fruta cuenta con un alto contenido en vitamina A.

La vitamina A, o retinol,  disminuye la fatiga ocular y es la principal encargada de hacer que nuestro ojo posea visión nocturna.

Esta vitamina actúa también sobre las células que secretan la mucosa ocular, aportando así hidratación al ojo y previniendo que se seque. Además, sus propiedades antioxidantes contribuyen a prevenir enfermedades relacionadas con la degeneración visual como las cataratas. Una falta de vitamina A puede provocar que la visión disminuya, que los ojos se sequen de forma excesiva y que aparezcan úlceras en la córnea. También contribuye a

arándanos

 

Lentejas

Las legumbres son una fuente de vitamina B. Las vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9 y B12) cumplen distintas funciones que ayudan a la vista. De todas las vitaminas del complejo B presentes en las lentejas, la más importante es la vitamina B12. Esta vitamina promueve la creación de glóbulos rojos en la sangre.

También es la responsable de disminuir la fotofobia y la sensibilidad a la luz. Es recomendable consumir alimentos ricos en esta vitamina, como las lentejas y otras legumbres, para disminuir el riesgo de úlceras corneales. Otra vitamina del complejo B a destacar es la vitamina B2, con propiedades antioxidantes y capaz de reducir el riesgo de que se produzca neovascularización corneal.

lentejas

 

Naranjas

Los cítricos, como las naranjas, son ricas en vitamina C. Esta vitamina, también conocida como ácido ascórbico, funciona como un antioxidante previniendo el deterioro del sistema ocular. Además, la vitamina C ayuda a la correcta absorción de las vitaminas A y E y también a la fabricación de colágeno. Una deficiencia de esta vitamina provoca la aparición de cataratas y también degeneración macular.

naranjas

 

Almendras

Frutos secos como las almendras son ricos en vitamina E, esencial para  poder mantener una visión sana. La vitamina E o tocoferol, protege a las células presentes en el ojo de radicales libres, moléculas inestables que dañan los tejidos presentes en ojos sanos. Cuando se produce este daño pueden aparecer las cataratas o la degeneración macular.

La vitamina E ayuda a prevenir la degeneración macular avanzada. Este es un trastorno que destruye progresivamente la visión central del ojo.

El tocoferol es también anticoagulante y antitrombótico. Favorece la absorción de la vitamina A, mejora la permeabilidad capilar y protege de posibles trastornos vasculares.

almendras

Ostras

Estos moluscos son ricos en selenio y zinc, conocidos como oligoelementos. El selenio contiene enzimas antioxidantes, que contribuyen al retraso del envejecimiento del ojo. El zinc se encarga de que la vitamina A sea absorbida de forma correcta en el intestino delgado, ayudando a que nuestros ojos puedan disfrutar de las ventajas que aporta el consumo de retinol.

ostras

 

Brócoli

Este alimento contiene una gran cantidad de flavonoides. Los flavonoides son pigmentos naturales que se pueden encontrar en frutas y verduras. Se encargan de evitar los daños que pueden producir agentes nocivos como los rayos UV o los químicos presentes en ciertos alimentos, y cuentan también con propiedades antiinflamatorias. Reparan las células oculares que resultan dañadas por cambios en el caudal sanguíneo, disminuyendo la presión y evitando problemas oculares derivados de altas presiones en el ojo.

brócoli

 

Salmón

El salmón, al igual que el resto de pescados azules, es rico en Omega3. Ayuda a prevenir el glaucoma, tiene efectos antiinflamatorios y ayuda a la vitamina A. El omega3 es un ácido graso de tipo poliinsaturado, de los más saludables y considerados esenciales.

Este ácido graso contribuye a que los vasos sanguíneos funcionen de forma correcta y no se obstruyan, algo esencial para el ojo ya que ayuda al bienestar de los vasos oculares. Además, ayuda a disminuir las inflamaciones de vasos por todo el cuerpo, haciendo así que la glándula lacrimal pueda producir lágrimas que previenen la sequedad ocular. Un correcto nivel de humedad en el ojo evita la aparición de enfermedades como la degeneración macular.

salmón

 

Hoy en día, nuestros ojos están expuestos a todo tipo de situaciones que resultan perjudiciales para ellos. El uso continuo de todo tipo de pantallas, las luces artificiales y la contaminación tienen efectos negativos en nuestra visión que pueden pasar factura tanto a corto como a medio plazo.

Por ello, es esencial que tomemos todas las medidas necesarias para asegurar que cuidamos nuestra vista de forma óptima. El consumo de alimentos ricos en vitaminas A, B, C y E, así como, oligoelementos, flavonoides y omega-3, nos ayudará a combatir problemas como el envejecimiento prematuro de la vista, la sequedad ocular o la aparición de cataratas.