Con la llegada del otoño, también han comenzado la bajada de temperaturas. Al igual que nos abrigamos para protegernos del frío y así evitar enfermedades como la gripe. También es importante cuidar nuestra vista para disfrutar de una buena salud ocular. El viento, el frío, la lluvia e incluso la propia calefacción de nuestro hogar puede provocar la disminución de la hidratación natural de nuestros ojos. Todo ello conlleva sequedad ocular, irritación, picor y otros síntomas algo molestos.

Además, aunque el invierno se caracteriza también por tener menos horas de luz, debemos protegernos de los rayos del sol. Sobre todo si practicamos deportes en zonas con cierta altitud, como la montaña, la nieve, etc.

Consejos para cuidar tu vista también en invierno

  • Parpadea con frecuencia. Las bajas temperaturas, viento, la calefacción resecan nuestros ojos y afectan directamente a la lubricación ocular. Por eso, es recomendable parpadear con más frecuencia de lo habitual para fomentar la producción de lágrimas de forma natural. Si fuera necesario, podemos ayudarnos de lágrimas artificiales para hidratar nuestros ojos y evitar sensaciones molestas como picor. En el caso de pasar muchas horas con el ordenador, o con cualquier tipo de dispositivo electrónico, es recomendable también utilizar lágrimas artificiales. En estos casos, parpadeamos con menos frecuencia y necesitaremos una ayuda extra.
  • Utilizar gafas de sol, sobre todo al practicar deportes al aire libre. Existe una falsa creencia de que los rayos del sol durante el invierno son menos dañinos que en verano. En esta época del año la posición del sol es más baja y, por tanto, igual de dañina. Es recomendable llevar siempre gafas homologadas, aunque esté nublado. Si realizas deporte al aire libre su uso, además de recomendado, es obligatorio. Cada 300 metros de altitud, la radiación aumenta un 4%. En el caso de los deportes de nieve, sobre todo, es muy importante. Las radiaciones del sol reflejan sobre la nieve pudiendo aumentar en hasta un 80%.
  • Precaución con las lentes de contacto. Si utilizas frecuentemente lentes de contacto, en esta época del año deberás tener especial cuidado. El frío, el viento o la calefacción afectan negativamente a nuestros ojos. La sequedad ocular es uno de los síntomas más frecuentes, pudiendo llegar a ser bastante molesto. Un consejo es utilizar lágrimas artificiales para hidratar nuestros ojos.
  • Revisiones periódicas. En Visión Lorca siempre recomendamos acudir a tu óptico-optometrista para realizarnos revisiones periódicas. Sobre todo si notas algún síntoma o problema.
  • La alimentación también es importante. Una buena salud empieza por una buena base. Una alimentación equilibrada es importante para tener una buena salud ocular. Por eso, incluir frutas, verduras, etc., nos ayudará a evitar ciertos problemas oculares.

 

Acude a tu óptico-optometrista para hacerte revisiones periódicas y cuida de tu salud visual.