El test de la rejilla de Amsler es una prueba oftalmológica que se utiliza para evaluar de forma rápida el estado de la retina central o mácula del ojo. Este test consiste en una cuadrícula de líneas horizontales y verticales perpendiculares entre sí. En la parte central encontramos un punto.

 

Rejilla Amsler
Mediante esta prueba el óptico-optometrista puede detectar cualquier tipo de alteración en la retina, que podría tener como consecuencia una degeneración de la mácula, entre otras enfermedades.


¿Cómo se realiza este test?

Realizar este test es muy sencillo, rápido e indoloro. Para ello, es importante seguir algunas pautas que detallamos a continuación:

1. Debemos colocar la rejilla a una distancia aproximada de 30 o 40 centímetros del sujeto.
2. Esta rejilla debe estar colocada a la altura de los ojos.
3. El sujeto debe fijar la vista en el punto central de la rejilla.
4. La prueba se realiza de forma monocular. Esto significa que el sujeto debe taparse primero un ojo y después el siguiente, sin ejercer ningún tipo de presión.
5. En el caso de utilizar gafas o lentillas el sujeto deberá utilizarlas para realizar la prueba correctamente.


Durante la prueba, la persona evaluada, debe ver correctamente la rejilla de Amsler con ambos ojos. En caso de sufrir cualquier alteración, es recomendable realizar una prueba oftalmológica en profundidad para poder detectar cualquier problema o patología.

 

test rejilla amsler


Esta prueba sirve para detectar DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad). Esta patología es una de las primeras causas de ceguera en personas mayores de 65 años en España.


Síntomas para detectar DMAE


Algunos de los principales síntomas que nos permiten detectar la degeneración macular asociada a la edad son los siguientes:

La persona puede ver la rejilla con ciertas alteraciones, como por ejemplo líneas onduladas en lugar de líneas rectas, líneas con algún tipo de deformación, líneas con alteración en el color, o líneas incompletas. Incluso es posible ver el punto central como si fuera una mancha en mitad del recuadro.

La DMAE supone una pérdida progresiva de la visión. Éste es un problema de visión no reversible pero, en algunos casos, sí es posible frenar su evolución. Por eso, en Visión Lorca recordamos la importancia de acudir a tu óptico-optometrista para realizarse revisiones periódicas. Sobre todo, si notamos cualquier síntoma de pérdida o alteración en la visión.
La DMAE puede aparecer a partir de los 50 años y puede llegar a confundirse con cataratas u otras patologías oculares. Ante cualquier duda, consulta con un especialista. En Visión Lorca estaremos encantadas de atenderte.

 

visión lorca logo