Las personas que utilizan habitualmente gafas saben lo molesto que es no ver bien porque los cristales están sucios o rayados. Durante el día se acumula suciedad en los cristales, debido la contaminación, tocar nuestras gafas, etc. Algunos de los aspectos que debemos tener en cuenta son la correcta limpieza y conservación de éstas. Además de limpiar las gafas a diario, hoy te daremos una serie de claves y consejos para que cuides tus gafas adecuadamente.

 

¡Síguelos paso a paso y conserva tus gafas como el primer día durante mucho más tiempo!

 

Gamuza. Lo ideal es limpiar a diario nuestras gafas con su gamuza correspondiente. Para ello, deberemos tener en cuenta que es fundamental que esté limpia. De lo contrario, estaremos arrastrando la suciedad de los cristales y afectará directamente a la calidad de nuestra visión. Durante la limpieza de los cristales deberemos coger las gafas únicamente por la montura para evitar dejar nuestras huellas marcadas.

¿Un consejo? Además de esta rutina de limpieza, también es recomendable utilizar agua y jabón para limpiar los cristales diariamente. La combinación del agua templada con el jabón pH neutro eliminará todo tipo de impurezas y notaremos el cambio radical al volver a utilizarlas.

Productos específicos. Además del agua y jabón, existen productos específicos para limpiar y desinfectar nuestras gafas. Éstos humedecen los cristales y nos hacen más fácil su limpieza. Además, algunos de estos productos repelen la suciedad y mantienen los cristales limpios durante más tiempo.

Mejor plegadas. Cuando dejamos de utilizar las gafas, tanto de vista como de sol, es recomendable guardarlas plegadas. Introducirlas en su funda las protegerá de posibles golpes o rayaduras. La funda evitará la aparición de los molestos desperfectos que pueden dificultar nuestra visión. Elegir una funda rígida protegerá mucho mejor nuestras gafas, evitando así daños por golpes o aplastamiento. También es importante evitar dejar las gafas boca abajo. Apoyar las gafas sobre los cristales podría provocar daños en los cristales.

Calor. Evita colocar tus gafas cerca de una fuente de calor. Una temperatura excesiva podría causar desperfectos y deformaciones en la montura. Además de la montura, también se deforman las lentes orgánicas. Si éstas incluyen tratamiento antirreflejante o espejo también pueden estropearse. También deberemos evitar dejar nuestras gafas en el interior de nuestro vehículo para evitar la dilatación de los materiales.

Huellas. Debemos intentar coger las gafas de la montura para evitar manchas en los cristales.

Revisiones. Debemos acudir a nuestro óptico-optometrista para revisar nuestras gafas periódicamente. Ajustar la montura de nuestras gafas y la graduación de nuestros cristales es fundamental para garantizar una visión adecuada.

 

Si sigues todos estos consejos, tus gafas durarán mucho más tiempo y en mejor estado. Ante cualquier duda, en Visión Lorca estaremos encantados de aconsejarte.